Actualizado el 17 de marzo de 2020
765ubnui

Se presentó al proceso una mujer valiente que había luchado mucho por su anterior empleo.Era su sostén de vida y ahí no cabe un paso atrás. La habían contratado como vendedora a puerta fría.De enciclopedias y colecciones de lectura. Nada fácil. Sus jefes le daban consejos y argumentos de venta. Pero no le gustaban.Sumó unos cuantos fracasos antes de aceptar poner en práctica la táctica que le dictaban: en los hogares más humildes, pues este era el colectivo diana, funciona estupendamente despertar el miedo a que los hijos se queden con tan poca cultura como sus padres. Este era el resorte emocional. Las primeras veces pasó vergüenza.Luego a "todo se acostumbra la persona". Poco después empleó un estilo propio algo más imaginativo: vender las enciclopedias a juego con el color del sofá del cliente. Si tenían el sofá verde les entraba con la enciclopedia de Félix Rodríguez de la Fuente, si el sofá era azul les encasquetaba la enciclopedia de la salud, si era marrón o de tonos rojizos la de bricolaje. Después de algún tiempo alcanzó los objetivos de venta y paralelamente "acumulé suficiente asco contra mi misma como para pensar en cambiar de trabajo".