Actualizado el 17 de marzo de 2020
765ubnui
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on tumblr
Share on pinterest

En una ocasión en el transcurso de una entrevista una chica me pidió cobrar la mitad de su paga mensual en efectivo, fuera de nómina; estaba dispuesta a explicarme el motivo. Ella tenía doble nacionalidad, italiana y argentina.

En los años treinta del siglo XX sus ascendientes, a la sazón gente pujante y pudiente, se granjearon la enemistad del régimen de Mussolini.

Esto terminó con la expropiación total del patrimonio familiar y la emigración-fuga de todo el grupo a Argentina. Allí, como eran duros emprendedores, la familia volvió a florecer. Hasta que el corralito y las medidas económico-políticas de la crisis del 2001 volvieron a dejarles con una mano delante y otra detrás.

Dos veces en menos de 100 años dos estados distintos han arruinado a su familia. Así es que no me fío de ningún estado, dice, no son de fiar en nada, y lo que menos sus sistemas tributarios. Si usted acepta yo prefiero la mitad de lo que gane en efectivo, es la única forma de que no sepan que existe mi dinero.