El objetivo era contratar a ocho personas, entre chapistas, pintores y mecánicos. Una cuarentena de personas fueron entrevistadas, de las cuales treinta y cinco querían salir de su actual empresa a causa de una o varias de estas condiciones: jornadas superiores a la legal, hasta cincuenta y ocho horas semanales de trabajo efectivo a lunes a sábado, trabajos sin contrato ni seguridad social, algunos más de seis años de permanencia en la empresa sin ser aun fijos, con continuas altas y bajas, encadenamiento de contratos temporales o cambio entre empresas del mismo grupo para evitar la contratación indefinida, instalaciones cutres, jefes incompetentes que son familiares del amo, recursos anticuados o insuficientes, equipos de protección individual pagados por el empleado, salarios por debajo del suelo, indefinición de funciones en el puesto, altísima rotación, pagas en negro, discusiones con la empresa por pedir vacaciones, negación de permiso de paternidad, malas formas verbales, contratos a tiempo parcial que en realidad son jornadas completas…… ¿ y la inspección de trabajo? No puede hacer por evitar esta clase de sociedad. Ha de recaudar, y para eso es mejor atacar a la gran empresa, pocas facturas de importe gordo porque muchas de poca monta dan excesivo trabajo. Empleado de pequeña empresa: estás solo me temo.